27 abril, 2021

Homenaje a Steven Spurrier de Eduardo Chadwick

Steven Spurrier es reconocido internacionalmente como una de las personas más importantes de nuestro siglo en el mundo de los vinos finos. Fue un verdadero líder revolucionario promoviendo el reconocimiento de vinos de calidad por sus características cualitativas intrínsecas, por sobre las ideas preconcebidas de origen e historia.

En 1976 fue el creador del llamado “Juicio de Paris “, evento en el cual, con el objetivo de celebrar los 200 años de la independencia de los Estados Unidos, reunió a los principales especialistas del vino en Francia y celebró una cata a ciegas entre los mejores vinos franceses de Burdeos y Borgoña con sus pares de California. Para sorpresa de todos los presentes, los vinos Californianos ranquearon en primer lugar y se confirmó que en el Nuevo Mundo se podían hacer vinos de calidad equivalente a los mejores vinos de Francia. Robert Parker escribió “La degustación de Paris destruyó el mito de la supremacía de los vinos franceses y marcó la democratización del mundo del vino, fue un hito decisivo en la historia”.

Tuve la suerte de conocerlo en múltiples viajes a Londres durante la década de los 90, en esos años cuando Chile empezaba tímidamente a exportar sus vinos a Inglaterra y él ya era uno de los más reputados críticos de vinos y consultor de la revista Decanter. Steven también había visitado nuestro país en varias ocasiones y por estas razones él era quizás uno de los mejores candidatos para conducir la cata de vinos que pensábamos organizar en Berlín. El objetivo era tratar de convencer a la prensa especializada europea que los vinos chilenos merecían un reconocimiento de calidad más alto que el otorgado por los críticos internacionales a la fecha en degustaciones con etiqueta a la vista, es decir con conocimiento previo de su origen. La idea era mostrar una selección de los mejores vinos tintos chilenos junto a los más famosos vinos de Burdeos y Toscana en una cata a ciegas y pedir al panel de expertos que los clasificara de acuerdo con sus preferencias personales de calidad.

El 22 de enero del 2004 nos encontramos en el aeropuerto Tegel de Berlín y, en el viaje en taxi al hotel Ritz Carlton, lugar donde se haría la cata, Steven me confidenció que estaba feliz de haber aceptado la invitación, ya que era una ocasión para visitar Berlín por primera vez después de la caída del muro, junto a Bella, su señora. Sólo ahí le expliqué que el plan era que él condujera la degustación, lo que fue una sorpresa, pero felizmente accedió a ser el maestro de ceremonia junto a René Gabriel, el principal crítico de vinos de Suiza. Al día siguiente a las 12.00 pm los 36 invitados llegaron a catar a ciegas durante 45 minutos los 18 vinos seleccionados: 6 vinos franceses, 6 chilenos y 6 italianos. El resultado fue una sorpresa para todos: Viñedo Chadwick 2000 y Seña 2001 fueron rankeados en el primer y segundo lugar por sobre todos los vinos, incluyendo los Château Lafite y Château Margaux 2000 que habían obtenido previamente 100 puntos por el crítico Robert Parker. La percepción de calidad sobre los vinos chilenos en el mundo cambió ese día para siempre.

Una de sus características personales fue su gran transparencia y generosidad en educar y dar a conocer los vinos de calidad al mundo con un gran conocimiento. Es así como estuvo gustoso de recorrer el mundo conmigo repitiendo esta cata durante 10 años (2004 al 2013) en las principales capitales del mundo del vino, tales como Nueva York, Londres, Tokio, Beijing, y Sao Paulo entre otras. Durante este período hicimos un total de 22 degustaciones en 15 países y llegamos a más de 1.400 líderes de opinión mundial presentándoles siempre una selección de vinos de distintos orígenes y de la más alta calidad, permitiendo así que se formaran una opinión objetiva sobre el potencial de los vinos de Chile. En sus palabras “Los vinos chilenos estuvieron en los tres primeros lugares en 20 de los 22 eventos, logrando un increíble 90% de éxito de las preferencias globales. Es esta consistencia a través de diferentes cosechas en un periodo de diez años lo que es tan importante”. Steven se consagró así, como uno de los grandes embajadores del vino chileno a nivel mundial, y nuestra industria debe estar inmensamente agradecida.

Steven fue siempre reconocido por su imparcialidad y apertura de mente para reconocer la calidad intrínseca de un vino sin prejuicios. Esa objetividad y su amplio conocimiento del mundo del vino consolidaron su reputación internacional como uno de los grandes críticos y educadores mundiales. A lo largo de su vida recibió innumerables distinciones, entre las cuales destacan Decanter Man of the Year (2017), Presidente Honorario del IWSC (International Wine & Spirit Competition) (2019), Presidente Honorario del WSET (Wine & Spirit Education Trust) (2017 al 2020) y consultor de múltiples otros concursos de vinos mundiales.

Me siento muy afortunado y agradecido de haber tenido la oportunidad de conocerlo y haber podido viajar juntos durante dos décadas por el mundo promoviendo la imagen de los vinos chilenos. Fue un gran mentor y un amigo inspirador muy querido y admirado.
Steven era un hombre erudito, de gran cultura, elegante, generoso y de un peculiar sentido del humor y fina ironía. Un verdadero gentleman inglés que se convirtió en una leyenda del mundo del vino.

Descargar PDF

COMPARTIR